Energian Reiki

                                      QUE ES EL REIKI

Se suele traducir por “Energía Cósmica” o “Energía Universal”, pero no se ha de olvidar el aspecto de inteligencia que incorpora. 

La función de Reiki es ayudar a la persona a equilibrarse en todos los aspectos, encontrando su esencia de bienestar, felicidad y salud. La palabra Reiki está formada por dos kanjis (los ideogramas que usan los chinos y los japoneses para escribir). Estos kanjis son REÍ y Kl, siendo el primero el de arriba y el segundo el de abajo. Son conceptos de la cultura oriental, difíciles de traducir pero que nos explican de forma clara con qué estamos trabajando.

REI, es la Luz, la Energía Universal, la Consciencia que sustenta el poder creador del universo y hace posible el funcionamiento armónico del cosmos según la conciencia Divina. La inteligencia que vive dentro de todos y cada uno, y en cada partícula de materia/energía.

KI es el Poder Creador del Universo. Es la Fuerza Vital que da vida y anima a todo ser viviente. Tiene muchos niveles (físicos, emocionales, mentales, espirituales...) y forma estructuras complejas. Estas estructuras contienen toda la información de lo que les pasa a los seres vivos.

Esta energía tiene propiedades nutritivas y también posee la conciencia de la reorganización celular, de forma que aporta a las estructuras atómicas y moleculares una tendencia hacia la reorganización y la armonía.

REIKI es el poder inteligente del cosmos, sea que se manifieste a escala global o local. Es la Energía Universal dirigida inteligentemente. Reiki no es algo que modifica la persona radicalmente, sino que se trata de un sostén que nos ayuda a sintonizar nuestra vibración con la del universo, para establecernos como "la existencia que debemos ser esencialmente" y a eliminar los desequilibrios del cuerpo y de la mente, para que podamos completar el "aprendizaje necesario" para nuestra alma. Reiki nunca obliga a nada a lo que no estamos dispuestos.

El Reiki es una práctica peculiar que pretende activar la capacidad curativa del organismo mediante la imposición de manos para restablecer la salud física, mental, emocional y espiritual. Literalmente, y a nivel físico, el Reiki activa el Sistema Inmunológico.

        

REIKI EN EL CONTEXTO CULTURAL DE SU ORIGEN

Mikao Usui, nació en Japón en la segunda mitad del siglo XIX en una familia humilde. Llegó a tener éxito en los negocios, pero su gran espiritualidad lo llevó a abandonarlos para continuar sus aprendizajes.

Era adepto de una escuela Tendai, el Budismo tántrico japonés, una tradición amante de los símbolos; también era practicante de Kiko, la versión japonesa del Chi Kung (o Qigong), el arte yóguico de la respiración y meditación para controlar las energías básicas del cuerpo y del entorno. Por lo que parece natural que este bagaje le llevara a fines de 1800 a buscar entre los antiguos textos sacros orientales y occidentales las enseñanzas de sanación entre ellos el budismo y cristianismo.

Como miembro de su sociedad, también estuvo influenciado por la religión shintoista, la oficial del estado japonés. Huyendo de la confrontación entre religiones, decidió integrar lo mejor de cada una; especialmente las enseñanzas del Emperador Meiji a través de la selección de 125 de sus poemas. Los cinco principios que son la base de sus enseñanzas, son conclusiones lógicas de los principios de las corrientes filosóficas conocidas por Usui.

Usui, llegó a ser un gran Sensei (es decir, Maestro) y fundó una escuela de enseñanzas espirituales. Su objetivo era alcanzar la iluminación, el satori, y ayudar a los demás a hacerlo. Su prioridad era el desarrollo espiritual pero sabía que éste estaba ligado a un estado saludable de cuerpo y mente.

En años de búsqueda entre bibliotecas de medio mundo, Usui no encontraba respuestas convincentes a su cuestionamiento, o por lo menos claras en torno al tema. Llegó al estado de iluminación tras una meditación de 21 días en el Monte Kurama, una de las principales montañas sagradas del país.

Este retiro espiritual de meditación, le permite completar su búsqueda, recibiendo directamente del Cosmos la iniciación de esta disciplina que revela un sistema de curación de extremada elegancia, sencillez y eficacia física y espiritual, al que denominó Usui Reiki Ryoho y definió las directrices para poder canalizarlas transmitir y enseñar.

Usui llevó a cabo muchos tratamientos Reiki y también formó a muchas personas como terapeutas, de un modo muy simple; primero compartiendo su vida con ellos y después en un silencioso círculo de meditación, por toda ceremonia, como maestros iniciados de espíritu a espíritu.

La importación del Reiki en Occidente se debe a la Sra. Hawayo Takata y mientras allí se mantiene la pureza original, aquí se exageró la importancia de las reglas y requisitos que se impusieron para convencer a los americanos del valor del Reiki.

ACTITUD ABIERTA

El reikiano debe abrirse con buena fe y amor a este camino de sanación que ha emprendido y tener confianza en los Seres de Luz que nos traen esta energía Reiki por mediación de los actuales maestros.

Practicando sinceramente progresaremos y crecerá la semilla recibida con las iniciaciones de cada grado Reiki. El Reiki puede llevarnos a una aventura de realización para toda la vida, atravesaremos paisajes insospechados en estos momentos. Genera una actitud positiva de la vida al entrar en la vía iniciática.

El Reiki es un regalo de los Seres de Luz a la humanidad, un sistema de sintonización con la energía-consciencia cósmica que es parte del vasto Dharma y en realidad una etapa más del camino del practicante espiritual.