El arte de la creación mental no es algo que sólo a los iniciados se les concede como privi­legio tras severas pruebas. Es mejor aclarar, también, que no es un arte desaparecido y vuelto a descubrir. No se trata de algo que fuera antiguamente común en una gran civilización y que fue destruido por los estragos del tiempo. Leer todo el artículo