QUE ES LA ACTIVACIÓN DEL ADN

Activar las 12 hebras en espiral o capas del ADN es activar los 12 centros de energía que abren las puertas dimensionales y los códigos del tiempo que contiene el cuerpo humano.

Quiere decir activar la Luz en nuestro campo multidimensional o en nuestro campo energético. En estos momentos nos encontramos en un período de transición, la humanidad está cambiando, está transmutando y puede apreciarse en los nuevos niños que están llegando al planeta, son más intuitivos, amorosos, con capacidades diferentes como la clarividencia, etc.

Los procesos de activación del ADN están relacionados a estimular esta capacidad de transición para poder despertar estos nuevos dones en cada persona, además uno de los aspectos más importantes que tiene este despertar es la transmutación.

A lo largo de todo nuestro linaje desde las vidas pasadas, toda esta vida que estamos viviendo y la herencia de nuestros ancestros hemos incorporado muchos patrones inarmónicos. Así pues, activar el ADN es transmutar todos esos patrones inarmónicos relacionados con el sufrimiento, tristeza, estar atrapados en ciertas conductas que no podemos rebatir, etc.

Lo que pretendemos es ofrecer una amplia gama de trabajos para activar la Luz en el campo interdimensional y también podernos liberar de todos esos patrones inarmónicos que hemos ido acumulando a lo largo de nuestra existencia como seres multidimensionales y que es necesario desprendernos y liberarnos para poder vivir de forma más equilibrada y armoniosa.

Estamos en unos momentos de transformación y de transmutación, en los que hay que ultimar una serie de trabajos de desarrollo personal, equilibrio, armonía, humildad y conexión con nuestra realidad objetiva a través de la autoobservación, pues la humanidad y el planeta mismo, están abocados a un salto cuántico, en el cual nuestras vibraciones energéticas se van a hacer más elevadas, equilibradas y sutiles. Esto está ocurriendo ya, transformando nuestros cromosomas y ADN, con el fin de que podamos acoger la energía que llega del cosmos y que propicia la citada transformación.